Día 2 calendario de adviento 2017: Stikets

De Stikets, la marca que nos trae hoy la sorpresa del Calendario de Adviento ya os he hablado algún vez en Instagram. Desde que el primero comenzó la guardería por allá en 2009, todos los años he confiado en ellos para etiquetar la ropa y todo el material de la guardería o colegio.

Los grandes inventos relacionadas con el mundo infantil suelen surgir de mamás, y Stikets no iba a ser menos. La idea se le ocurrió a Stephanie Marko, una mamá que buscaba la solución para que sus hijos no perdiesen las cosas.

A parte de las etiquetas, en Stikets puedes encontrar pulseras identificativas, vinilos, medidores, pizarras adhesivas… no dejan de incorporar nuevos productos.

Os puedo confirmar de primera mano que las etiquetas de ropa resisten a los lavados y a la secadora. Del mismo modo, las etiquetas para los objetos, soportan lavavajillas, microondas, nevera y congelador.

Lo que diferencia a Stikets, es la cantidad de productos que ofrecen y las tantas posibilidades de personalizarlos.

A lo largo de estos años he ido viendo como incorporaban nuevas opciones como son escoger las etiquetas en varios colores dentro de un mismo pack, nuevas tipografías, muchísimos iconos, iconos de alergias e intolerancias,…

Pero es que no solamente están pensados para niños. También son útiles en el caso de abuelos que estén en residencias de mayores, para marcar tus cosas del trabajo, e incluso si eres un emprendedor y no puedes permitirte la impresión de grandes cantidades de etiquetas, en Stikets puedes comprarlas en cantidades reducidas.

A continuación puedes ver una muestra de algunos de los productos de Stikets. En este caso, como Anuar comenzará pronto la guardería, se trata del Pack Básico que viene presentado en una carpetita muy mona y práctica para que no se nos traspapelen ni estropeen las etiquetas. Seguir leyendo

El sistema educativo alemán: Educación primaria (Grundschule)

En Alemania, la escolarización obligatoria comienza entre los seis o siete años dependiendo de si han nacido antes o después del mes de julio y del grado de madurez del niño. No como en España que comienzan según el año en el que hayan nacido.

Antes de iniciar la escuela, se hace una evaluación inicial a los niños en las que se tienen en cuenta varios factores. Les hacen un examen médico de vista y oído, pruebas de desarrollo físico (saltar a la pata coja, equilibrio, coordinación…) y de motricidad fina, un test de habla (vocabulario, contar algo de su vida…) para ver si están capacitados para la etapa de primaria.

En nuestro caso, llegamos a Alemania en julio cuando Marwan tenía seis años. Al no saber alemán, no comenzó la educación primaria ese año en septiembre, si no que lo pospusieron para el siguiente curso. Por lo que el inició la educación primaria con siete años a punto de cumplir los ocho (cumple en octubre). Durante el curso en el que tendría que haber comenzado, asistió a la escuela pero iba a un aula a parte, la Vorklasse. Sería un equivalente a las aulas de acogida de España (o al menos de Catalunya). La función de esa aula es que los niños aprendan suficientemente bien el alemán para poder seguir las clases sin problema. Suelen ser aulas con pocos niños (eran nueve) de procedencia extranjera o con algún problema de desarrollo. Por lo que, actualmente,  Marwan va al aula con niños un año menores que él.

Con Adam fue parecido, el ya sabía hablar alemán porqué había estado asistiendo un curso entero a la guardería (Kindergarten) pero nos aconsejaron posponer el inicio a la primaria un curso más para acabar de reforzar el alemán. Adam es del mes de mayo y el debía entrar con seis años, con los niños nacidos en 2010 de enero a julio, y en cambio ha comenzado con los de 2010 pero de agosto a diciembre y los de enero a julio de 2011. Por lo que está con niños de su edad. En su caso no acudió a la Vorklasse, si no que estuvo un curso más en la guardería ya que el idioma se adquiere de una forma más natural que en un aula formal.

La etapa de educación primaria en Alemania, a diferencia que en España, dura cuatro cursos (excepto en Berlín que son seis). Recibe el nombre de Grundschule.

Los niños inician la primaria sin saber leer ni escribir. Como mucho conocen las letras, algunas palabras y los números. Es decir, parten de cero. Es más, se suele recomendar a los padres que no se les enseñe en casa para que luego no se aburran en el aula. Eso le ocurrió a Marwan que ya había cursado infantil y primero de primaria en España.

Las materias más importantes durante esta etapa son el alemán y las matemáticas y se complementan con música, deporte, arte y competencias sociales. A partir del tercer curso, se inician también en el inglés.

El sistema de calificaciones va del 1 al 6, siendo el 1 la mejor nota y el 4 el aprobado. En el primer ciclo (primer y segundo curso) no se les califica con notas, el profesor se reúne con los padres para comentar los progresos oralmente. Seguir leyendo