El relato de mi falso parto

Si me sigues por las redes sociales o has leído el post sobre los pródromos de parto, sabrás que llevo ya tres semanas con ellos y que he estado ingresada, esto último es lo que te quiero contar.

El martes pasado tuve visita en el ginecólogo y me dijo que la niña ya está muy abajo, preparada para salir y que tenía unos 3cm de dilatación. Hasta ahí bien, pero ya al ir a marcharme, hizo saltar todas nuestras alarmas (ese día pudo venir el papi a acompañarme).

Me dijo: “Prestad atención a lo que os voy a decir. Si rompes aguas, te tumbas y llamas a la ambulancia porqué va a ser un parto precipitado y han de desplazarte acostada, y si tienes contracciones que apuntan a parto, os vais deprisa al hospital”.

¡Imagínate como nos quedamos!

Nos contó que la niña está muy abajo pero no se ha encajado porqué hay bastante líquido y eso le hace como un cojín que evita que meta la cabeza en el canal de parto. Pero que a la que se rompa la bolsa, va a entrar rápidamente en el canal y al ser un cuarto parto y con mis antecedentes de partos rápidos iba a ser precipitado. Seguir leyendo

Los pródromos de parto

Las que me seguís por Instagram, estáis al corriente de que llevo 2 semanas con pródromos de parto y estoy desesperadita. No porqué la niña nazca ya, porqué todavía es pronto, aun nos faltan dos días para llegar a las 37 semanas y que sea un parto a término. Si no, porqué estar casi todo el día o media noche en vela con contracciones molestas y regulares, esperando a ver si van a más para saber como actuar, y que luego se paren es desesperante.

A este proceso previo al parto, se le llama pródromos de parto. El cuerpo se prepara para el día del nacimiento.

Hay mujeres, sobretodo primerizas, que no los notan. Pueden comenzar semanas, días o horas antes del parto.

Los pródromos de parto se caracterizan por contracciones un poco molestas o dolorosas, pero no son las mismas que las de de Braxton Hicks que solamente “entrenan” los músculos del útero. Seguir leyendo