La bolsa de mamá para el hospital

El preparar la bolsa para el hospital es algo que nos da bastante dolor de cabeza. Al menos a mi, que me hace darle muchas vueltas por si me olvido algo o llevo demasiados “por si acaso”.

Como sabéis, mis dos primeros hijos nacieron en España en un hospital público y el tercero en Alemania, la niña también nacerá aquí.

Primero os cuento que llevo en mi bolsa para el cuarto parto y luego os comentaré diferencias con España según mi experiencia.

Al no tener coche, no quería que papi tuviese qué cargar con mil historias si finalmente tenemos que ir en transporte público, por lo que al final he optado por llevar un trolley pequeño y en una mitad llevo lo mio y en la otra lo de la niña.

Aquí, al menos en el hospital donde voy yo, a la mamá solamente le dan compresas, bragas de usar y tirar y agua con gas. Además, no se si es costumbre aquí o qué, pero las mamás solo usan el pijama para dormir por la noche, durante el día van vestidas. También cabe comentar que los desayunos son en buffet libre todas las mamás y bebés juntos, con lo que no voy a ser yo la que vaya en pijama jeje.

La estancia en el hospital suele ser de 2 días, máximo 3 para parto vaginal y unos 5 para cesárea. Todo depende de como estés tu y el bebé.

Esto es lo que llevo:

  • Un camisón: Este lo llevo para el momento del parto. En el anterior parto estuve con mi ropa mientras estaba sin contracciones pero después ya me empezó a molestar y me puse el camisón. Es un camisón con botones delante de Primark.
  • Un pijama: Como las habitaciones son compartidas (y soy más de pijama) prefiero pijama para dormir y no estar pendiente de que se me remangue para arriba durmiendo.
  • Toallas: Si, tampoco dan toallas. Esto lo supimos en mi primer ingreso, cuando tuvimos que comprar una toalla rasposa y carísima en la tienda del hospital. Llevo dos, una de ducha y otra de manos. Si eso, que se las lleve el papi y me traiga limpias cuando venga.
  • Un pantalón de chándal y tres camisetas: Por lo que dije antes de que durante el día vas vestida. El pantalón del pijama es liso, con lo que a unas malas no se nota que es un pijama. Y lo mismo que antes, si se ensucia, ya me traerán más.
  • Bragas de algodón: Aunque me dan las de red, prefiero llevar normales por si no me apaño bien. Llevo un pack de 4 de Primark.
  • Calcetines: Aunque sea verano llevo calcetines, son manías mías. No me gusta llevar las zapatillas de estar por casa sin calcetines, me da la impresión que se me caen y no estoy cómoda.
  • Un sujetador de lactancia: Si me seguís por instagram sabréis que mi favorito es el de día y noche de Medela, así que llevo uno de esos.
  • Zapatillas de estar por casa: Pues eso, no creo que necesite mucha aclaración para qué son.
  • Neceser con: Peine, champú y gel de baño en tamaño viaje, cepillo y pasta de dientes, varias gomas del pelo y cuchilla por si hay que retocar algunos pelillos, deshodorante, pañuelos de papel, un par de discos de lactancia aunque no creo que los use, en las otras ocasiones me ha dado la subida de leche ya en casa. En el último momento meteré una BBcream y un colorete para no salir con cara de muerta a la calle (no soy de maquillarme mucho).
  • Ropa para salir: Para salir voy a lo cómodo, un pantalón de chándal y una camiseta holgadita con botones para darle el pecho ya que regresaremos en transporte público y tenemos cerca de 40 minutos.
  • Comida: Si, ¡comida! y es que en los hospitales alemanes se pasa mucho hambre… se come poco y mal. Tengo preparadas un par de botellas de agua (no me gusta el agua con gas), palitos y snacks varios. Como la cena (pan de molde con queso o pavo y una fruta o yogur) es antes de las cinco de la tarde, el papi me traerá algún bocadillo o tuper con la cena porqué si no, a las diez de la noche estaré que me subiré por las paredes de hambre.

Seguir leyendo

El bolso de maternidad

La llegada de un bebé a la familia supone tener que comprar bastantes cosas, entre ellas un bolso maternal.

¿Por qué un bolso de maternidad?

Vale, sí… para llevar sus cosas te sirve cualquier bolso, pero los maternales tienen ciertas características que los hacen más prácticos cuando se trata de las cosas de un bebé.

Los bolsos maternales suelen tener varios bolsillos y compartimentos para ordenar bien las cositas del bebé, además suelen ser de tela impermeable para que si llueve no se nos moje lo de dentro o para que si, por ejemplo se nos abre el biberón, el líquido no salga hacia afuera.

La mayoría llevan corchetes o enganches para poderlo colgar del cochecito o silla de paseo, porqué suele ir cargado de cosas (en exceso) y llevarlo del hombro es molesto.

En el mercado puedes encontrar bolsos de mil marcas, tamaños, formas, colores, materiales, precios… vaya, qué es algo que si has de elegirlo tu, seguro le das muchas vueltas hasta que des con el ideal ¡y más si eres una loca de las cosas de bebés como yo!

Yo no soy de usar bolso para mi, no me es cómodo. Quizá sea porqué he ido empalmando bebés y me he acostumbrado a usar el bolso del carrito. Tengo solamente un mini bolso para mi para cuando voy sin bebé, lo más sencillo y barato que encontré, pero tengo 3 bolsos maternales y ¡estoy esperando que me llegue otro más! Lo se, con la llegada de la niña, las compras se me han ido de las manos. Y todos esos, sin contar los que tuve con los dos mayores que los regalé cuando nos vinimos a Alemania…

La primera vez que usemos el bolso maternal seguramente sea para llevar las cosas del bebé al hospital pero será un accesorio que nos acompañará al menos durante los dos primeros años del bebé.

¿Cómo elegir el bolso maternal?

Teniendo en cuenta que al bolso de maternidad se le suele dar mucho uso, debemos fijarnos en ciertas cosas para que nos sea práctico: Seguir leyendo