DIY: Organizar el armario del bebé

Estos días he estado colocando en el armario la ropa que tengo para Little Aisha. De esta forma se que es lo qué me falta por comprar, a parte de qué ¡me encanta ver sus cositas de color rosa!

Mañana, tengo cita en el ginecólogo y quiero aprovechar para comprar algunas cosillas para acabar de emparejar unos pantaloncillos que tengo sueltos. Al revisar el armario, no me aclaraba con las tallas, así que me propuse hacer unos separadores.

Por lo que hoy os traigo un DIY o “Hágalo usted mismo” para clasificar la ropita del bebé en el armario.

¿Qué necesitas?
  • Cartón no muy grueso o cartulina
  • Papeles de Scrapbooking, papel de regalo o telas (lo qué más os guste)
  • Pegamento, cola de barra o cinta adhesiva de doble cara
  • Plantilla de los separadores que puedes descargar aquí.

Seguir leyendo

Truquillos de mami múltiple: La ropa

washing-machine-943363_640Muchas veces me preguntáis que como hago con dos niños, un bebé y un marido para no acabar loca con las tareas de la casa.

Está claro que tres niños ensucian ¡y mucho!  y en cualquier familia es un no parar de lavadoras. Lavar, tender, planchar, guardar, remendar… la ropa lleva su tiempo y hay que buscar estrategias para no perder demasiado tiempo en esa tarea.

En casa se ponen 2 lavadoras cada semana y una tercera con lo del Bebé cada semana y media más o menos. Seguir leyendo

Nueva vida para los guantes viejos

En nuestra “hause” nunca habíamos tenido tantos guantes como hasta ahora. Y es que el invierno en Deutschland es frío de verdad. ¿Frío en España, en la costa Mediterránea? ¡Baaahh! ¡Eso no es ná!images (2)

Con tantos “Handschuhe” hay algunos desparejados, otros deshilachados al pillarlos con la cremallera del abrigo… ¿Qué podemos hacer con esos guantes? (a parte de tirarlos a la basura)

Esta mañana he encontrado un guante de el Gran Jefe, desparejado y lleno de pelusas. A lo que le pregunto que qué hace ese guante así si lo compremos hace poco.

Y me dice tan natural: “Tiene un agujero en el dedo y lo uso para limpiar el polvo del salón por las mañanas y ¡no veas lo bien que va!”

Así que ya sabéis, todos los guantes viejos o desparejados, ¡al armario de la limpieza!