¿Cómo se celebra el Carnaval en Alemania?

Desde fuera, se tiene la imagen de que los alemanes son serios y poco sociables, pero después de tres años y medio de convivencia con ellos, os puedo asegurar ¡les encanta la fiesta!

Celebran fiestas de todo tipo, tanto alemanas como extranjeras, y algunas, como el Carnaval, lo hacen a lo grande.

El Carnaval más conocido es el de Köln (Colonia) que comienza el 11, del 11 a las 11 y 11 minutos. Sí, como lo lees, la temporada de Carnaval comienza en noviembre aunque la fiesta gorda es en febrero.

La fiesta comienza el jueves lardero con el Weiberfastnacht, en el que las protagonistas son las mujeres. Durante el jueves, el alcalde entrega las llaves de la ciudad a las mujeres y se considera que estas tienen el poder.  Ese poder se representa cortando la corbata a los hombres que encuentran por la calle.  Por la noche se celebra el Carnaval de las Mujeres y estas se desmelenan.

Desde el viernes y durante todo el fin de semana, suele haber desfiles y fiestas en los pueblos. También es común que en algunas ciudades haya el desfile de los colegios el domingo o el martes. Seguir leyendo

¿Es Alemania amiga de los niños?

Muchas veces en los comentarios de Instagram leo cosas del tipo “Qué suerte que Alemania esté tan equipada para los niños” o “Alemania es un buen lugar para tener niños”, pero aunque en algunos aspectos está a años luz de España, no es oro todo lo que reluce.

Lo primero que nos llamó la atención al llegar fue que aquí los niños hasta 6 años no pagan en ningún transporte publico y que de los 6 a los 14 años pagan la mitad del billete. Lo cual me parece que está muy bien. Por eso seguimos sin coche, todo está muy bien comunicado en transporte publico y es más barato que mantener un coche.

Después descubrimos la infinidad de parques infantiles que hay y lo limpios y bien cuidados que están. Suelen estar vallados o alejados de carreteras y tienen un cartel en el que se indica las horas de uso (normalmente de las 7 a las 20h) , la edad y si hay alguna prohibición (en algunos más pequeños, por ejemplo, no se puede jugar a la pelota).

En el día a día encuentras pequeños detalles que hacen tu vida con niños mucho más cómoda. Yo, por ejemplo, salgo de casa sin pensar en si llevo pañales o toallitas de repuesto, porqué si me encuentro que me he olvidado reponerlas, puedo acudir a algún DM (cadena de droguerías) y se que allí puedo cambiar al bebé porqué tienen todo lo necesario. Seguir leyendo

El registro del recién nacido en Alemania: Geburtsurkunde

Hoy te voy a contar los pasos a seguir para obtener la partida de nacimiento de tu bebé recién nacido en Alemania.

En el caso de que los padres no estén casados (aquí no se reconoce la pareja de hecho), el padre deberá reconocer legalmente al hijo. Esto es importante, no solo para constar como padre de tu hijo, si no para posibles reclamaciones futuras (custodia, herencias…) y para temas menos complejos como autorizar un tratamiento médico del hijo o abrirle una cuenta en el banco.

Este trámite, llamado Vaterschaftsanerkennung, puede hacerse antes o depués del nacimiento. Lo ideal es hacerlo antes y ya te olvidas, que bastante papeleo viene después.

Relacionado con el reconocimiento, hay otro trámite, el gemeinsames Sorgerecht, que recoge el acuerdo entre los padres donde se comprometen a compartir los derechos y obligaciones que implica el nacimiento de su hijo. Este no es obligatorio.

Ambos se pueden realizar en el Stadtjugendamt, en el juzgado (Amtsgericht) o ante notario. 

En el Hospital o casa de partos, te entregarán una hoja de color amarillo (Geburts- bescheinigung) para presentar en el registro civil (Standesamt). Dicha hoja, contiene todos los datos del bebé (lugar de nacimiento, hora, nombre de quien atendió el parto…). Hay hopsitales que disponen de una oficina para el registro, con lo cual, lo entregas el día del alta y te olvidas. Si es el caso de tu hospital, recuerda llevar los documentos necesarios porqué deberás presentarlos.

En el caso de que debas dirigirte al registro civil, debes saber que tienes un plazo de una semana para comunicar el nacimiento. Esto no significa que debas resgistrar al bebé en ese plazo, pues a veces hay complicaciones que no lo permiten, pero si deberás llamar para informar del nacimiento y solicitar cita.

Tanto si lo inscribes en el hospital como si lo haces en el registro civil, necesitas los mismos documentos:

  • El certificado de nacimiento que entrega el hospital (Geburtsbescheinigung).
  • Copia de los documentos de identidad o de los pasaportes de los padres.
  • Las partidas de nacimiento de los padres (en caso de no ser alemana, deberá ser plurilingüe).
  • El certificado de matrimonio de los padres (también plirilingüe si se hubiese contraído fuera de Alemania).
  • Y si los padres no están casados, además el reconocimiento de paternidad (Vaterschaftsanerkennung).

Seguir leyendo

Excedencia de maternidad en Alemania: Elternzeit, Elterngeld y Elterngeld Plus

Cada vez estoy más convencida que a los alemanes les gustan las cosas rebuscadas, y contra más papeles haya de por medio, mejor. La baja y la excedencia de maternidad no iban a ser una excepción.

Como os comenté en este post sobre la baja maternal, esta dura 14 semanas repartidas en 6 semanas antes del parto y 8 tras el nacimiento del bebé. Seguramente estarás pensando que vaya una birria de baja, tiene dos semanas menos que en España, pero no, la parte buena te la explico ahora.

Elternzeit

En Alemania los padres tenemos derecho a cogernos una excedencia por maternidad/paternidad durante los tres primeros años del bebé. Este periodo se lo conoce como Elternzeit, cuya traducción literal sería “Tiempo de padres” o algo así.

La excedencia puede cogerse completa o reduciendo la jornada. En el caso de optar por una reducción de la jornada laboral, el progenitor debe trabajar más de 15 horas semanales pero menos de 30 horas. Además, debe haber trabajado al menos 6 meses y la empresa debe contar con más de 15 empleados.

Durante el tiempo que estás de excedencia, el empleador debe guardarte el puesto de trabajo ya que estamos protegidos por la ley de protección contra el despido. Del mismo modo, tú tampoco puedes rescindir voluntariamente el contrato mientras estás de excedencia. Si deseas cancelar el contrato de trabajo después del Elternzeit, deberás avisar con un plazo de tres meses y no con uno como suele ser habitual.

Ambos padres tenéis derecho a coger la excedencia, ya sea a la vez o por separado. Si la madre decide tomarse un tiempo de excedencia, debe hacerlo tras el parto y el padre puede cogerlo cuando prefiera dentro del periodo de los tres años.

Evidentemente, como cualquier excedencia, este periodo no cobrarás tu sueldo o la parte proporcional si prefieres reducir la jornada.

Vale sí, me dirás que en esto tampoco hay diferencias, sigue siendo como en España… pero ¡te equivocas! sigue leyendo.

Elterngeld

Esta es la parte que más me sorprendió de Alemania, y es que el Estado otorga una ayuda económica a los padres que deciden cogerse la excedencia por maternidad/paternidad.

Esta ayuda solamente puede cobrarse durante los primeros 14 meses de vida del bebé. Si solamente la coge  uno de los progenitores, el periodo de cobro será de 12 meses, pero si deciden repartirla, el mínimo serán dos meses. Excepto en las familias monoparentales que sigue siendo de 14 meses. Seguir leyendo

El sistema educativo alemán: Educación primaria (Grundschule)

En Alemania, la escolarización obligatoria comienza entre los seis o siete años dependiendo de si han nacido antes o después del mes de julio y del grado de madurez del niño. No como en España que comienzan según el año en el que hayan nacido.

Antes de iniciar la escuela, se hace una evaluación inicial a los niños en las que se tienen en cuenta varios factores. Les hacen un examen médico de vista y oído, pruebas de desarrollo físico (saltar a la pata coja, equilibrio, coordinación…) y de motricidad fina, un test de habla (vocabulario, contar algo de su vida…) para ver si están capacitados para la etapa de primaria.

En nuestro caso, llegamos a Alemania en julio cuando Marwan tenía seis años. Al no saber alemán, no comenzó la educación primaria ese año en septiembre, si no que lo pospusieron para el siguiente curso. Por lo que el inició la educación primaria con siete años a punto de cumplir los ocho (cumple en octubre). Durante el curso en el que tendría que haber comenzado, asistió a la escuela pero iba a un aula a parte, la Vorklasse. Sería un equivalente a las aulas de acogida de España (o al menos de Catalunya). La función de esa aula es que los niños aprendan suficientemente bien el alemán para poder seguir las clases sin problema. Suelen ser aulas con pocos niños (eran nueve) de procedencia extranjera o con algún problema de desarrollo. Por lo que, actualmente,  Marwan va al aula con niños un año menores que él.

Con Adam fue parecido, el ya sabía hablar alemán porqué había estado asistiendo un curso entero a la guardería (Kindergarten) pero nos aconsejaron posponer el inicio a la primaria un curso más para acabar de reforzar el alemán. Adam es del mes de mayo y el debía entrar con seis años, con los niños nacidos en 2010 de enero a julio, y en cambio ha comenzado con los de 2010 pero de agosto a diciembre y los de enero a julio de 2011. Por lo que está con niños de su edad. En su caso no acudió a la Vorklasse, si no que estuvo un curso más en la guardería ya que el idioma se adquiere de una forma más natural que en un aula formal.

La etapa de educación primaria en Alemania, a diferencia que en España, dura cuatro cursos (excepto en Berlín que son seis). Recibe el nombre de Grundschule.

Los niños inician la primaria sin saber leer ni escribir. Como mucho conocen las letras, algunas palabras y los números. Es decir, parten de cero. Es más, se suele recomendar a los padres que no se les enseñe en casa para que luego no se aburran en el aula. Eso le ocurrió a Marwan que ya había cursado infantil y primero de primaria en España.

Las materias más importantes durante esta etapa son el alemán y las matemáticas y se complementan con música, deporte, arte y competencias sociales. A partir del tercer curso, se inician también en el inglés.

El sistema de calificaciones va del 1 al 6, siendo el 1 la mejor nota y el 4 el aprobado. En el primer ciclo (primer y segundo curso) no se les califica con notas, el profesor se reúne con los padres para comentar los progresos oralmente. Seguir leyendo

Embarazo en Alemania: La baja de maternidad – Mutterschutz

Ya hemos llegado a la semana 35 de embarazo y ¡parece que fue ayer que vi las dos lineas en el test de embarazo!

Hace unos días, comenzó mi periodo de licencia o baja de la maternidad, en alemán Mutterschutz. Puede que te preguntes que es eso, así que me parece buena idea hacer un post sobre el tema.

¿Qué es y cuando se inicia?

El Mutterschutz es la baja de maternidad propiamente dicha durante la cual la madre está exenta de acudir al trabajo pero sigue cobrando su sueldo.

La licencia de maternidad para las empleadas, desempleadas, personas de bajos ingresos y estudiantes comienza seis semanas antes de la fecha prevista de parto y termina ocho semanas después del parto o 12 si se trata de partos múltiples o si el bebé tiene alguna discapacidad. Si el nacimiento ocurre antes de la fecha, el periodo se extiende por el número de días que no se pudo disfrutar antes del parto. Durante este periodo está prohibido trabajar a menos que la madre quiera y tenga un permiso escrito por parte de su ginecólogo o matrona.

Las trabajadoras reciben un pago de 13 euros diarios por parte su Krankenkasse (compañía de seguro de salud) y el resto, hasta llegar al importe de su salario neto, por parte de la empresa. Para el cálculo del importe, se toma en cuenta el salario de los últimos tres meses. Esta prestación se llama Mutterschaftsgeld.

En el caso de ser autónoma, la embarazada decide cuanto tiempo va a trabajar antes del parto y el importe que percibe es el mismo que en el caso de baja por enfermedad, es decir el 70% de los ingresos medios de los últimos 3 meses.

En el caso de no trabajar, evidentemente no te corresponde el pago de la prestación.

Durante este periodo la madre no puede ser despedida de su puesto de trabajo.

¿Cómo se solicita la prestación?

Para solicitar la prestación necesitas un certificado del ginecólogo en el que se detalla la fecha prevista de parto y la fecha del inicio de la licencia de maternidad. Este certificado se llama Bescheinigung über Schwangerschaft.

Con ese documento debes informar por escrito a la empresa, al Bundesversicherungsamt (puedes hacerlo online) y al seguro de salud.

Saliendo del tema, quiero hacer una anotación: Si estás cobrando ayuda social (ALG I o ALG II) necesitas ese certificado para comunicar el embarazo al Argentur für Arbeit o Jobcenter porqué a partir de la semana 13 de embarazo, el importe de la prestación aumenta un 17%. Seguir leyendo

Me entrevistan para el Blog Mipitufinayyo.com

El mes pasado, Gloria, la autora del blog Mi Pitufina y yo me hizo una entrevista y me hace ilusión trasladarla a mi blog, así que aquí la tenéis:

Mamá española en Alemania: Jennifer

“Las entrevistas a Rafa (Vente p´Alemania, Pepe) y Elisabet (Crónicas Germánicas) me sirvieron para aclimatarme a la nueva vida en Alemania, a perder el miedo a la desconocido, a informarme sobre los trámites a seguir, a pensar en las oportunidades que pueden surgir…

A raíz de esos posts, pensé que sería buena idea adentrarse un poco más y centrarme en lo que puede que sea lo que nos preocupe a todas las que emigramos allá: la vida como mamá en Alemania. Está claro que lo fundamental no depende del país en el que estemos: amor del bueno. Pero luego, el día a día no siempre es fácil. Para intentar que sea algo menos difícil,  inauguramos una nueva sección en blog: Mamás españolas en Alemania. 

La idea es que entre todas podamos ayudarnos, sobre todo en los temas que más nos preocupan a las mamás cuando emigramos: la sanidad y la educación de nuestros peques. 

Y lo hacemos con Jennifer (mama_en_frankfurt, en IG), una catalana (Girona) de 32 años, mamá de tres peques: Marwan cumplirá los 10 años en octubre. Adam acaba de celebrar su séptimo cumpleaños, y Anuar (que nació en Alemania) hará 2 años en unos días. En agosto, dará a luz a su princesa, Aisha. 

En su caso, la llegada al nuevo país no fue por trabajo. En 2014 llegaron de vacaciones, con solo dos maletas y con la idea de quedarse si les gustaba. ¡Y en Alemania siguen!

¿La conocemos mejor?

¿Cómo recuerdas los inicios en Alemania?

Los primeros dos meses fueron estupendos, era como estar de vacaciones permanentes. Era verano y hacíamos muchas actividades con los niños. Como decidimos que nos quedábamos, empezamos a buscar trabajo y vivienda. El trabajo no fue problema, en diez días mi marido estaba contratado, pero el tema de la vivienda se complicó más. Tardamos dos meses y tuvimos que buscar fuera de Frankfurt. A raíz de eso, tuvo que dejar el trabajo ya que hacía turnos y por las noches no había comunicación en transporte público desde nuestro pueblo. Enseguida encontró un nuevo trabajo que resultó ser una estafa en la que varios españoles se vieron afectados. Afortunadamente el estado alemán nos apoyó económicamente un par de meses, en los que aprovechamos para iniciar nuestro negocio.

En cuanto a los niños, al mayor le costó mucho adaptarse al colegio al principio. Se sentía discriminado y muchas veces le pegaban. Aprendió a hablar alemán en unos tres meses y la situación mejoró muchísimo. El mediano tenía cuatro años y estaba en casa con nosotros, no comenzó la guardería hasta el curso siguiente.

Dos temas que preocupan a las que emigramos como mamis son la educación y la sanidad.
  • Desde mi punto de vista como maestra de primaria, la educación aquí no tiene punto de comparación con España. Comentarte que yo empecé a trabajar en España con muchas ganas, había sido mi vocación desde que tengo uso de razón, pero ver el sistema educativo desde dentro me bajó de mi nube. La educación en España está ligada al partido político de turno, lo cual hace que no haya unas bases sólidas ya que cambian las leyes y los métodos educativos a cada poco. Mi desilusión fue tal que dejé la docencia en 2010 y saqué a mi hijo mayor del colegio, en ese entonces todavía cursaba educación infantil.

Estuvimos haciendo escuela en casa hasta que nos vinimos a Alemania y disfrutamos muchísimo ese periodo. En Alemania, la asistencia al colegio es obligatoria, así que no nos quedó otra.

El sistema educativo aquí es muy distinto, los niños comienzan la escuela entre los 6 y los 7 años sin haber aprendido a leer y a escribir en la guardería. El momento en el qué comienzan lo determina la madurez del niño. En nuestro caso, el mayor entró con 6 a punto de cumplir los 7 pero hizo un primer curso de adaptación para aprender el idioma. El mediano, a pesar de haber aprendido el idioma en la guardería, comenzará el curso que viene con 7 años. Decidieron darle un curso más de tiempo en la guardería para que tuviese una base sólida de alemán y no arrastrase carencias.
Esto no lo tienen en cuenta en España, allí todos entran en el año que les toque, estén o no preparados. Muchos niños comienzan educación infantil sin tener los tres años, en muchos caso, teniendo que dejar el pañal repentinamente y madurando forzosamente para adaptarse al grupo. Seguir leyendo